Cómo nos organizamos

f09ebe_1fda182f804942929185cb793a69f727

Son hombres y mujeres de fe que creen en Cristo, para quienes predicar el Evangelio no es motivo de gloria, sino de deber.

Son hombres y mujeres que han percibido en sus corazones el mandato de Cristo. "Id por todo el mundo y predicad el Evangelio" (Mc.16, 15).

Son apóstoles –como lo fue San Pablo– por vocación, porque quien ha renacido como hombre nuevo en Cristo por el bautismo, se compromete a dar testimonio de Él ante los demás.

Son apóstoles convencidos que luchan por predicar el Evangelio. Ésta lucha nace de su amor a Cristo y de su identificación con su misión redentora.

Son conscientes de que hoy más que nunca, Cristo necesita de apóstoles convencidos, de evangelizadores que quieran ponerse sin reservas a disposición de esta gran misión redentora a la que todos los cristianos estamos llamados.

El misionero debe ser un luchador dinámico, debe distinguirse por su generosidad y su gran capacidad de amar y de donarse.

El misionero trata de ser tenaz para no desistir del esfuerzo audaz en su entrega; fuerte para combatir hasta el final; y perseverante para no dejarse vencer por el capricho.

El misionero busca ser realista y eficaz en su labor.

El misionero siempre busca hacer el bien y difundir el mensaje de Cristo.

El misionero es un hombre de oración.

En definitiva, el misionero es un testigo de Cristo.

f09ebe_606c49a24bd747f78b60d50623f817d5~mv2_d_5184_3456_s_4_2

Se ponen a disposición del párroco para ayudarle en las necesidades más urgentes de sus fieles.

Dedican un tiempo para visitar las casas de la comunidad. En dichas visitas, junto con los miembros de cada familia visitada, hacen una reflexión evangélica, rezan juntos, profundizan en el Evangelio y en el amor de Cristo y, tratan de acercar a las personas a los sacramentos y a la parroquia.

Imparten pláticas de catequesis a los niños, a los adolescentes, a los jóvenes, a los adultos y a los catequistas, según la temática programada para cada misión.

Promueven y organizan devociones populares. Por ejemplo, el rezo de un rosario viviente, un Vía Crucis, una procesión con el Santísimo Sacramento, etc.

Invitan a las personas a la Santa Misa y a acercarse al sacramento de la reconciliación.

Colaboran con el párroco en la regularización de matrimonios y en la preparación para la recepción de diversos sacramentos.

Capacitan misioneros locales.

Promueven el programa de Evangelizadores de Tiempo Completo.

f09ebe_1837ca105f614f23a14a5788b08c85ef

Los misioneros se agrupan en diferentes ramas y dentro de ellas en equipos homogéneos de 10 misioneros o 10 familias. Al frente de cada equipo se tiene un responsable que se encarga de organizar a los misionero.

Juventud Misionera Femenina

Jóvenes que han cumplido los dieciseis años de edad.

Juventud Misionera Masculina

Jóvenes que han cumplido los dieciseis años de edad.

Familia Misionera

Familias en las que participan padres e hijos.

Color Misionero

Chicas adolescentes de catroce y quince años de edad.

Fuego Misionero

Chicos adolescentes de catroce y quince años de edad.
f09ebe_1fda182f804942929185cb793a69f727

Son hombres y mujeres de fe que creen en Cristo, para quienes predicar el Evangelio no es motivo de gloria, sino de deber.

Son hombres y mujeres que han percibido en sus corazones el mandato de Cristo. "Id por todo el mundo y predicad el Evangelio" (Mc.16, 15).

Son apóstoles –como lo fue San Pablo– por vocación, porque quien ha renacido como hombre nuevo en Cristo por el bautismo, se compromete a dar testimonio de Él ante los demás.

Son apóstoles convencidos que luchan por predicar el Evangelio. Ésta lucha nace de su amor a Cristo y de su identificación con su misión redentora.

Son conscientes de que hoy más que nunca, Cristo necesita de apóstoles convencidos, de evangelizadores que quieran ponerse sin reservas a disposición de esta gran misión redentora a la que todos los cristianos estamos llamados.

El misionero debe ser un luchador dinámico, debe distinguirse por su generosidad y su gran capacidad de amar y de donarse.

El misionero trata de ser tenaz para no desistir del esfuerzo audaz en su entrega; fuerte para combatir hasta el final; y perseverante para no dejarse vencer por el capricho.

El misionero busca ser realista y eficaz en su labor.

El misionero siempre busca hacer el bien y difundir el mensaje de Cristo.

El misionero es un hombre de oración.

En definitiva, el misionero es un testigo de Cristo.

f09ebe_606c49a24bd747f78b60d50623f817d5~mv2_d_5184_3456_s_4_2

Se ponen a disposición del párroco para ayudarle en las necesidades más urgentes de sus fieles.

Dedican un tiempo para visitar las casas de la comunidad. En dichas visitas, junto con los miembros de cada familia visitada, hacen una reflexión evangélica, rezan juntos, profundizan en el Evangelio y en el amor de Cristo y, tratan de acercar a las personas a los sacramentos y a la parroquia.

Imparten pláticas de catequesis a los niños, a los adolescentes, a los jóvenes, a los adultos y a los catequistas, según la temática programada para cada misión.

Promueven y organizan devociones populares. Por ejemplo, el rezo de un rosario viviente, un Vía Crucis, una procesión con el Santísimo Sacramento, etc.

Invitan a las personas a la Santa Misa y a acercarse al sacramento de la reconciliación.

Colaboran con el párroco en la regularización de matrimonios y en la preparación para la recepción de diversos sacramentos.

Capacitan misioneros locales.

Promueven el programa de Evangelizadores de Tiempo Completo.

f09ebe_1837ca105f614f23a14a5788b08c85ef

Los misioneros se agrupan en diferentes ramas y dentro de ellas en equipos homogéneos de 10 misioneros o 10 familias. Al frente de cada equipo se tiene un responsable que se encarga de organizar a los misionero.

Juventud Misionera Femenina

Jóvenes que han cumplido los dieciseis años de edad.

Juventud Misionera Masculina

Jóvenes que han cumplido los dieciseis años de edad.

Familia Misionera

Familias en las que participan padres e hijos.

Color Misionero

Chicas adolescentes de catroce y quince años de edad.

Fuego Misionero

Chicos adolescentes de catroce y quince años de edad.